Odio llevar dinero encima

open-sign-1309682_1920

No es que no me guste el dinero, pero llevar una herrería encima no me atrae. Las monedas y las billetes, a parte de anti-higiénicos son molestos: casi nunca logras cuadrar los que tienes que pagar con ese monederío en céntimos que va sobrando, que finalmente no sabes qué hacer con él y terminas por meterlo en una hucha farfullera para después tener que coger plastiquitos en el banco y empaquetarlos… en difinitiva, un rollazo.

(more…)