Querían ser León y se han quedado en alimaña

Todos sabemos el origen de este periódico: Pedro J. fue despedido de ‘El Mundo’ por los SMS de Rajoy a Bárcenas y decidió emprender un nuevo viaje.

De una forma u otra, seguí la creación de este nuevo periódico. Seguí también la búsqueda de accionistas e incluso me planteé, evidentemente en una escala pequeñisisima, serlo.

Los primeros meses fueron apasionantes; El Español crecía y lo hacía coincidiendo con las elecciones y un pico político muy notable en nuestro país. Destacaba por publicar los que para mí eran los mejores artículos de análisis político y demoscopia.

El Español, lejos de estar vinculado a una firma de encuestas, se servía de métodos para ofrecer una aproximación a partir del conjunto de resultados de todas las encuestas. Y además lo hacían en colaboración con los chicos de Politikon que en esto, son unos genios.

Pero hoy he decidido quitar a El Español de mi lector de RSS y dejarlo de seguir en Twitter, pues se han vuelto unos completos amarillistas.

Siempre se ha sabido que ganar el click con titulares o artículos faltos de gusto y de elegancia es muy fácil. Y una cosa es usar puntualmente este recurso y otra, sacar continuamente titulares vomitivos o emitir en vídeo de cómo el cadáver de Rita Barberá es metido en el furgón fúnebre. Esas cosas no son necesarias.

Lo peor es que estos titulares son los que aprovechan para mandar como ”notificación” a aquellos que usen la aplicación móvil y esta mañana he tenido el honor de despertarme leyendo:

Los rostros del Prenda y su ‘Manada’ mientras hacían “turno” en el portal de Pamplona

Me habéis fastidiado la oportunidad de tener un despertar idílico en mi día de descanso. Por suerte, Rodrigo me ha hecho un zumo de naranja delicioso y súper dulce que me ha quitado el amargor de vuestra falta de consideración.

Espero que cambiéis porque sino no llegaréis ni a despegar.

 

Foto | Flickr