love

No es necesario ser publicista para darse cuenta de que Orange la ha pifiado con su nueva campaña:

Hace una semanas la ciudad se llenó de carteles de ‘LOVE’ en color negro (lo cual ya llamaba la atención, porque si algo es negro, ya no es amor) yo pensé que se trataría de algún evento de rock.

Tras una semana así, apareció la segunda versión acompañada de una frase completa ‘’All you need is LOVE’’ unos iconos de móvil, teléfono y ordenador con un gran logo de Orange. No pudiera haberme imaginado que eran ellos… aún sabiendo que los colores estridentes coincidían.

Quedé con una amiga que tiene conocidos trabajando en Orange y de una manera u otra salió el tema:

-¿Visteis los nuevos anuncios de Orange? Me parecen horribles y han inundado toda la ciudad.

+Sí, me han dicho que lo han hecho porque quieren ‘humanizar’ la compañía. Que sea como IKEA o Coca-Cola.

Ahí quedó la conversación pero… como me obligan a ver ese anuncio y a morderme la lengua cada día, porque ya llevan más de una semana ocupando el 90% de los soportes publicitarios exteriores, pues finalmente, he tenido que escribir esto.

orange4-124311

Aplaudo la idea de querer humanizar una compañía; mostrar la utilidad y la contribución al bienestar de la sociedad que generas es algo fascinante y la respuesta en términos de aceptación y fidelización por hacerlo será muy buena.

Pero si quieres humanizar una compañía, no pretendas dar el chupinazo mediante un formato estático; las relaciones humanas se mueven, las expresiones, la familia: todo es movimiento. Incluso el LOVE está en movimiento.

Tampoco es buena idea que recurras a una frase hiperexplotada y vista para hacerlo como es ‘’All you need is love’’ porque al final no conseguirás más que una foto en Instagram del cartel, hecho por las cuatro adolescentes de turno con poca influencia.

Si quieres llegar al corazón de la gente, no lo hagas con unas letras cuadradas. Mucho mejor una tipología suave y con curvas, la palabra LOVE no puede estar expresada en letras robóticas puesto que lo cortante, lo robótico; ni siente, ni padece ni es humano.

En fin, Orange… te has debido de gastar una auténtica millonada en inundar mi ciudad y me imagino, que las principales ciudades de España y no has llegado ni a acercarte a mi corazón.

Se me ocurren miles de ideas sobre cómo hacer ver lo humano de una compañía de telecomunicaciones; pero mientras sigáis con esos publicistas, que tal vez de técnica entiendan, pero de humanidad entienden poco, nada va a cambiar y estaréis tirando el dinero.

Fotos| Adslzone y controlpublicidad